¿Cómo valorarías tu comida y la de tus hijos?

Los estilos de vida y la falta de tiempo han dado lugar al cambio de los modelos de alimentación, afectando principalmente la distribución de los nutrientes con tendencia a realizarlos cada vez más ligeros y escasos los de alto valor biológico o hasta incluso omitirlos.

No combines dulce y salado

Si vas a desayunar algo dulce, no lo combines con algo salado. desayuno

Por ejemplo los azúcares de las frutas pasan muy poco tiempo en el estómago porque son fáciles de digerir, por eso es que son un aporte rápido de energía. Pero si el estómago está ocupado con otros alimentos, entonces estos azúcares se fermentan y provocan inflamación (gases e indigestión)

Te recomiendo que si vas a comer una fruta, deja pasar 20 minutos entre la fruta y el resto de tu desayuno.

Come carbohidratos

Debes comer carbohidratos. El secreto es escoger los que son buenos para ti. No le temas ni creas lo que malas fuentes informativas te dicen de ellos. 

Cambia tus pastas y arroz por cereales integrales. Come avena, quinoa, amaranto, cebada, en fin, hay mucho de donde escoger. Existen muchas opciones de pan de calidad y productos ricos en carbohidratos complejos que te darán energía, cuidarán tu salud y te harán sentir mejor el resto del día.

Que no te falten grasas, proteínas y lácteos

Cuando nuestro cuerpo está activo es cuando más necesita de proteínas. Algunas personas prefieren algún producto animal en las mañanas, como puede ser huevo o un lácteo; otras prefieren mantener el desayuno vegetariano. Si es así, los cereales combinados con alguna legumbre (dos cucharadas de frijoles o un poco de germinado de soya es suficiente).

Cereales y legumbres combinados le dan al cuerpo todas las proteínas que necesita.

Hidrátate bien

Circula por Internet que con sólo el 2 por ciento de deshidratación sufrimos pérdida de memoria y dificultad para leer y realizar operaciones básicas.

El 90% de nuestro cerebro es agua y nuestros riñones hacen una labor maravillosa controlando los líquidos en nuestro cuerpo. Los riñones depuran el excedente de toxinas de la sangre, y proveen de agua si las cantidades en la sangre escasean.

Siéntate para comer

Estás nutriendo a tu cuerpo, es un momento sagrado. Hazlo con agradecimiento, placer y reverencia. Siéntate para comer, hazlo tranquilo. Concéntrate en los alimentos. No comas viendo la televisión ni pensando en las actividades del día.

Disfruta la compañía de personas queridas o de música relajante. Y si vas a comer enojado o deprisa, es mejor ayunar. Toma dos vasos de agua y vete al trabajo.

Mastica bien

Pocas personas entienden la importancia que tiene la saliva en la digestión. Masticar no se trata simplemente de reducir los alimentos, de cortarlos y machacarlos, sino de impregnarlos con enzimas que se ocuparán de digerirlos y de regular el PH de los alimentos durante todo el proceso de digestión.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

Categorías: Salud y Nutrición

Autor:Wendy Melissa Osegueda

Nutricionista y Dietista, Maestría en Biotecnología Alimentaria Especialización en seguridad alimentaria Seminario de Medicina del Deporte

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: