¿Consumidores culpables? ¡Deja de crecer en esa nación!

Actualmente, estamos en una nación cultural en donde todo lo que se consume puede beneficiar o perjudicar tu salud, sin embargo, cabe mencionar que no existen alimentos buenos o malos, lo que dará el beneficio para la salud será la medida en la que consumas un alimento.

¿Cuál es el antojo que te hace sentir culpable? o mejor dicho, ¿Qué alimento disfrutas a pesar de que piensas que “no debes” consumirlo? Es hora de dejar de crecer en una nación de consumidores culpables. Si te gusta algo ¡Disfrútalo! Una alimentación saludable no significa prohibir los dulces y golosinas, no significa comer en secreto, o comerlos junto a una porción considerable de la culpa. Comer sano significa añadir dulces, golosinas, azúcares -como desees nombrarlos-  de una manera saludable. Se realista, no puedes omitir el azúcar de la alimentación, por lo tanto disfruta del azúcar sin culpabilidad, pero de una manera equilibrada. Comer sano significa enseñar a los niños a disfrutar de la comida sin excesos. Claro está que nuestro cuerpo necesita más de unos alimentos que de otros, pero si eres consumidor culpable, ¡Deja de crecer en esta nación!

Te presento 5 cosas para crecer como un consumidor saludable y no culpable:

  1. girl_and_candyAprende y enseña acerca de la proporción en los alimentos. Al tener la cantidad adecuada aprende y enseña a disfrutar lo que estás comiendo en este justo momento, ¿Te sientes un consumir culpable? Disfruta lo que comes y dale prioridad también al ejercicio, recuerda que también tienes que decirle ¡No al Sedentarismo!
  2. A los más pequeños enséñales que todos los alimentos que consumen son de igual importancia. A veces puede pasar que se crece con la siguiente idea: El almuerzo es el “castigo” y el postre es la “recompensa” o el “premio” por comer algo que tal vez no es de su agrado.
  3. Aprende y enseña que no hay alimentos “buenos” y “malos”. Las expresiones son muy poderosas, especialmente cuando se trata de comida. En los pequeños, las expresiones que utilizan los padres son un mecanismo para aprender qué alimentos les gusta o cuales definitivamente no.
  4. Ten el hábito de una alimentación variada. Si deseas ser un consumir saludable y no culpable, aprende a tener una alimentación variada, donde no falten las frutas y vegetales, pero también donde no falten tus antojos sin sentirte culpable, así ¡Equilíbrate! sin excesos.
  5. Da un feliz mordisco. Cuando se trata de comer, ¿Cuál es el objetivo para ti y hacia tus hijos? ¿Que les guste lo que comen? o que simplemente se lo coman casi por inercia? Un consejo, no presiones a los pequeños a comer por pura obligación, enseña hábitos, a que interactúen con la comida primero – si no la conocen o no están acostumbrados – aunque a veces solo den un feliz mordisco.

Si aprendes a mantener una alimentación saludable y balanceada, ya no tendrás por que sentirte un consumidor culpable, ya no existirán mitos o aberraciones a ciertos alimentos. ¡Equilíbrate!

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Categorías: Educación

Autor:Karen Cuéllar

Nutricionista Dietista

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: